Kyuzo Mifune (1883-1965)

La imagen puede contener: 1 persona

Kyuzo Mifune nació el 21 de abril de 1883 en la ciudad de Kuji, prefectura de Iwate, en la isla de Honshu, Japón. Ha sido catalogado como uno de los más grandes exponentes de la técnica del judo después de que el fundador, Jigoro Kano. Llegó a alcanzar el grado de 10º Dan y el apodo de “El dios del Judo”.

Inicios en el judo
Mifune Se inició en el judo a la edad de 13 años donde rápidamente se destacó por su combatividad. En 1903 ingreso a la universidad en Tokio donde se especializó en economía. En su vida temprana, se sustentó en la publicación de un periódico local de gran éxito, pero su pasión era el judo. Ingresó en el Kodokan en 1903 recomendado por un destacado judoka Sakujiro Yokoyama.

Trayectoria como judoka

La imagen puede contener: 1 persona

A los 30 años, ya era un 6 º Dan y el 25 de mayo de 1945 se convirtió en la cuarta persona que hasta ese momento sería promovidos a Judan (10 º dan que además concede el título de maestro). Fue profesor en el Kodokan, donde se convirtió en el instructor jefe. Recibió muchos premios, en numerosas universidades, departamentos de policía y academias militares, incluyendo la Orden del Sol Naciente por parte del gobierno japonés. Durante toda su vida se mantuvo activo en el judo, participó como árbitro en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964. El maestro Kyuzo Mifune desarrolló el más exquisito Judo que se haya visto jamás hasta la fecha, dueño de una armonía excepcional, donde se conjugaban los fundamentos de la biomecánica del Judo, de la belleza, del sincronismo, de la elasticidad, de la potencia y de la flexibilidad. Mifune hacía fáciles las técnicas más difíciles del Gokyo, su elegancia para desplazarse, su conocimiento profundo de las leyes mecánicas; su capacidad física asombrosa para la estatura de 1.64 m y el peso de 46 kg, dejaban más que admirados a sus espectadores

En la aplicación de las técnica, Mifune, desequilibraba a sus oponentes con impresionante facilidad, aplicando tiempo, ángulo, distancia, rotación, traslación, dirección, y sentido; en proyecciones como Sumi otoshi, Tai otoshi, Hane Goshi, Yoko wakare, O guruma, Ashi guruma, De ashi harai, Sasae tsurikomi ashi, Uchimata.

La imagen puede contener: 1 persona, sentado e interior

En su generosidad y amor al arte, Mifune Sensei era un judoka muy competitivo y luchador. Nunca perdió un partido de competición y ganó el primer All- Japan Championship en 1930. También ganó un desafío célebre a los 40 años con un luchador de sumo que tenía seis pies de alto y pesaba 240 libras! Trabajó con Anton Geesink primer extranjero en ganar la medalla de oro en judo en Tokio 1964. En 1971 como tributo le fue entregada una estatua de bronce durante la ceremonia de inauguración de apertura de la Mifune Memorial Hall, en presencia de su esposa, hija y otros miembros de la familia. La sala es un centro de formación para los estudiantes de judo jóvenes en su ciudad natal, Kuji

Enseñanzas

La imagen puede contener: una o varias personas e interior

“El verdadero propósito del judo no es sólo para conquistar la victoria, pero es la personificación de la verdad contenida en el judo.”
“La esencia del judo es que depender de la voluntad del cielo.”
“La esencia del judo es encontrar la característica original del hombre … y para encarnar la verdadera libertad de pensamiento y acción.”
“La función verdadera del judo es mostrar la justicia por la razón: por que no se debe hacer sin una razón que es más importante.
Su gran obra
En 1956 y a la edad de 73 años, publica su clásico libro el Canon del Judo, el cual sigue siendo una exposición remarcable de los conceptos de la filosofía, la historia, y la técnica del Judo.

Difusión del judo
Mifune contribuyó en gran medida a la difusión del judo atrayendo a individuos de otras culturas, entrenó a muchos extranjeros que pasaron por Kodokan, que a su vez llevaron sus experiencias a sus países con el orgullo de haber tenido uno de los profesores más connotados del Judo.

Muerte
Mifune contando con 81 años de edad fue diagnosticado de cáncer de traquea, y en diciembre de 1964 fue internado en estado delicado, donde el 27 de enero de 1965 deja de existir físicamente quien fuese uno de los grandes exponentes del judo.